Home Criptomonedas El tema de las criptomonedas podría ser más siniestro de lo que crees

El tema de las criptomonedas podría ser más siniestro de lo que crees

por Rocio Diaz
Criptomonedas

Una de las grandes tendencias de este 2021 en el ámbito tecnológico son las criptomonedas, valuadas a niveles estratosféricos, y el impulso detrás de fenómenos como los NFTs.

Con compañías establecidas y de renombre uniéndose a la fiebre de las criptomonedas, siendo Tesla uno de los ejemplos más recientes, hay quienes ven oportunidades y un gran futuro en este campo.

Ahora bien, más allá de la mística y el atractivo, hay algunas realidades de las criptomonedas que muchas veces se desconocen, y una de esas es que hacen un consumo excesivo de electricidad, dejando su huella negativa sobre el medioambiente.

La razón de este consumo excesivo de energía es simple: la minería de criptomonedas se basa en la resolución de complejos problemas matemáticos, y ello implica vastos niveles de procesamiento computacional.

Dada la popularidad -en constante aumento- de las criptomonedas, vale preguntarse si habría métodos menos nocivos para su minería. La respuesta, según Microsoft, es que sí, pero, probablemente, no te guste la propuesta de esta compañía.

Un año atrás, Microsoft propuso aprovechar biomarcadores humanos para minar criptomonedas. Esto se lee como algo sacado de la ciencia ficción más siniestra que podamos imaginar, pero hay incluso una aplicación de patente asociada a esta idea.

Según la visión de Microsoft, la gente que estaría minando monedas en este estilo estaría cargada de sensores en su cuerpo para estos leer ciertas reacciones en respuesta a tareas que deben completarse para, efectivamente, minar monedas.

Estas reacciones pueden ser calor emitido u ondas cerebrales que se activan al, por ejemplo, ver un anuncio, interactuar con un bot, visitar un website o navegar en redes sociales.

La propuesta de Microsoft

Para que la minería sea efectiva, esos sensores, que pueden ser escáneres de imaginería cerebral, cámaras térmicas o sensores infrarrojos, han de estar conectados a máquinas para que haya la constancia correspondiente a cambio de la “recompensa”, que serían las criptomonedas.

Esta propuesta puede verse desde dos vertientes. Por un lado, sería una forma de masificar el tema de las criptomonedas, pues, para la mayoría de la gente, el nivel de entrada es demasiado alto. Estamos hablando de que un bitcoin vale hoy más de 57 mil dólares. Un ether, que es mucho menos costosa, ronda los dos mil dólares.

De igual forma, esta forma propuesta por Microsoft tendría menor impacto sobre el medioambiente, y una consecuecia de este tipo siempre será más que bienvenida.

Ahora viene la gran pregunta: ¿Es ético usar a la gente como herramienta de minería de criptomonedas? Podrá parecer inofensivo, pero, ¿y si las tareas a ser completadas obedecen a intereses muy particulares y surrepticios? Peor aún, ¿y si incluyen mensajes subliminales a modo de lavado cerebral?

Visto así, todo este es tema resulta un poco siniestro. La buena noticia es que, por ahora, el sistema propuesto no pasa de ser una aplicación de patente, y quizás nunca llegue a aplicarse formalmente. Solo nos queda esperar a ver qué pasa.