Home Opinión Fleets: el producto ideal para una generación indefinida

Fleets: el producto ideal para una generación indefinida

por Rocio Diaz
Fleets

En redes sociales, lo efímero está de moda desde hace rato. El primer paso -al menos de este lado del mundo- lo dio Snapchat con su formato súperbreve y sin compromisos, propuesta que dio paso a Facebook y sus respectivas copias en Instagram (Stories), WhatsApp (Status) y el propio Facebook (Stories por igual).



¿Cuál es el atractivo? Basta con un simple análisis para entender que las publicaciones efímeras, con una duración de un máximo de 24 horas en cada uno de estos casos, ofrecen la ventaja de lo pasajero, condición que permite a la gente pasarse de creativa a la hora de compartir fotos, videos o pensamientos.

Claro está, la cualidad pasajera de esos stories o estatus está sujeta a que no aparezca algún vivo que haga capturas de pantalla o fotos con un celular para posterior uso estratégico, como en efecto ha ocurrido en varias ocasiones bien documentadas.

Aun cuando se corre este riesgo, no hay duda de que las cosas efímeras resultan muy atractivas a un público que no quiere comprometerse, y es por eso que toda red social que se respete está implementando este formato de alguna forma u otra -conjuntamente con funcionalidades típicas de TikTok, pero eso ya es otro tema-.

La última red social en unirse al fenómeno efímero tipo Stories es Twitter, la plataforma que casi nunca le cae atrás a estas tendencias pero que, últimamente, está experimentando en un afán de renovarse y mantenerse relevante.

En el mundo Twitter, el equivalente a los Stories de Instagram pasa a llamarse Fleets, y estos a su vez son descritos como tuits efímeros que desaparecen a las 24 horas.

Los Fleets en Twitter pueden ser fotos, videos cortos de no más de 30 segundos o mero texto, tal como se hacían los tuits en los inicios de la plataforma. Las posibilidades no se limitan a lo que podamos hacer con nuestros dedos: podemos hacer Fleets de tuits de terceros por igual, algo así como un retweet, pero en formato efímero.

Siendo el caso que Twitter es una plataforma mayormente usada para estar al tanto de la actualidad y debatir ideas del momento, ¿cuál sería la utilidad de un tuit efímero? Según lo explican en su blog, la idea surgió como una forma de dar participación a gente “tímida” a la hora de expresar sus ideas u opiniones en un espacio público. Para este tipo de gente, la permanencia en el tiempo de aquello que piensan es el equivalente a estar expuestos, siendo esta la razón por la que no se animan a usar proactivamente un servicio como Twitter.

De esta premisa salen los Fleets de Twitter, los cuales fueron probados por un tiempo en mercados como Brasil y Corea del Sur antes de su debut global la semana pasada.

Los Fleets son presentados por el equipo Twitter como algo divertido y sin compromiso, pero, si lo analizamos desde el punto de vista de lo que es y representa Twitter, de cómo es una red social para nada similar a Facebook o Instagram, esto es mucho más profundo en términos de implicaciones.

Twitter es una red donde la gente tiende a compartir su punto de vista, sirviendo en ocasiones como especie de máquina del tiempo para sacar al aire declaraciones contradictorias de figuras públicas de cualquier ámbito, sea político, artístico o literario. Habilitar tuits efímeros tan solo fomenta una cultura típica de las actuales generaciones indefinidas: cero compromisos con tal o cual postura, pues todo cambia en función de las causas y temas que estén de moda. Al final del día, no es más que una cuestión de irresponsabilidad.

Que los Fleets se conviertan o no en una válvula de escape para pensamientos indiscretos y declaraciones controversiales dependerá mucho de cómo la gente use esta herramienta.

De momento, los tuits efímeros parecen tener mejor acogida que los tuits de voz, y se observa un uso que encajaría entre lo curioso y lo experimental. Mientras tanto, una cosa es segura: no todo el mundo es fanático de los Fleets, y en este grupo se cuenta a la congresista estadounidense Alexandria Ocasio-Cortez, quien dice sentir estrés por el parecido de la herramienta con los estories de Instagram. ¿Alguien más se siente igual?