Home Sostenibilidad Ideas sostenibles: hisopos reutilizables y limpieza en pastilla

Ideas sostenibles: hisopos reutilizables y limpieza en pastilla

por Rocio Diaz
Lastswab

¿Cuántos envases plásticos botas en un mes? Pese a la insistente campaña global de concienciación, el uso de plástico desechable sigue su curso, arropando vertederos y causando estragos a la vida marina y al bienestar de la humanidad y el planeta como tal. 



Productos del día a día, ya sean de higiene personal, de limpieza casera o incluso medicinales o comestibles, vienen usualmente envueltos o resguardados en plástico, y al término de su vida útil por lo común los tiramos porque no hay hasta ahora programas en supermercados de rellenado a granel y en general pocos establecimientos incentivan prácticas similares. 

Ante la magnitud del problema a veces la creatividad es la mejor respuesta, y por eso se han visto interesantes propuestas biodegradables que aprovechan materia prima natural para reducir el impacto sobre el medioambiente y sobre las diversias formas de vida que habitan en la Tierra.

Aunque llamativas y bien pensadas, estas novedosas propuestas no son suficientes para erradicar un problema que primariamente es de desperdicios, y es por eso que como parte de las campañas de concienciación se habla de la necesidad de reutilizar más las cosas y solo botarlas cuando realmente sea necesario, preferiblemente de manera conciente e inteligente. 

Blueland

El kit de limpieza de Blueland

¿Cómo reducir nuestro consumo y desperdicio poco sostenible de plásticos? Por el lado de productos para el cuidado personal se observa una tendencia hacia shampoo, gel de baño y lociones que se expenden en barra, como si fuera una barra de jabón. Eso prescinde de una botella plástica y automáticamente ayuda a aliviar el problema. En limpieza, el enfoque es uno que sustituye la mayoría de productos disponibles en el mercado por  pastillas que se disuelven en agua en botellas individuales que son reutilizables una y otra vez, tal como proponen startups como Blueland, Dazz y Bottle Bright. 

En el caso de Dazz se puede usar cualquier envase plástico para disolver las tabletas de limpieza, mientras que el enfoque de Blueland es más detallado al ofrecer por 29 dólares un kit de tres botellas reutilizables, cada una etiquetada según su contenido (baño, multisuperficies y vidrio/espejos) y de tres pastillas que igualmente se disuelven en agua. Estas propuestas son sostenibles a más de un nivel, pues además de limitar los desperdicios ahorran agua y dinero, pues se ha demostrado que la mayoría de esos productos de limpieza disponibles en el mercado son agua en casi un 90 por ciento. 

El enfoque sostenible es uno que aplica a cualquier cosa, y eso incluye algo tan simple y cotidiano como un hisopo, básicamente un bastoncillo que tiene algodón en sus dos extremos, usado normalmente para remover maquillaje y (aunque no se recomienda) para limpiar la cera de los oídos. 

Lo más fácil del mundo es usar un hisopo y botarlo, y aunque son pequeños , con el tiempo se van acumulando y van contribuyendo al problema que tenemos hoy día. De hecho, se calcula que al día se botan 1.5 mil millones de estos elementos a nivel mundial, lo cual pone las cosas en persoectiva. La alternativa para estos casos es LastSwab, un hisopo reutilizable que sustituye el algodón por silicona de grado médico que se puede lavar con agua. 

LastSwab es uno de los tantos proyectos que se financian por crowdfunding, resultando la ida tan llamativa que en apenas 22 minutos alcanzó su meta. A la fecha van más de 900 mil dólares recaudados para esta propuesta, la cual ofrece dos variantes de hisopo: uno estándar para limpieza de oídos y similars y otro optimizado para maquillaje. Un kit de cuatro hisopos vale 34 dólares en oferta especial, con entregas pautadas para octubre de este año. 

¿Se animan a probar estas alternativas? Compartan su opinión en la sección de comentarios.