Home Smartphones La escasez de chips llega hasta los smartphones

La escasez de chips llega hasta los smartphones

por Rocio Diaz
Semiconductor

Si a la hora de buscar un nuevo smartphone te encuentras con una selección no solo limitada, sino más costosa de lo habitual, échale la culpa a la escasez global de semiconductores.

A  lo largo de este 2021, en parte por culpa de la pandemia y los retrasos provocados en 2020, la escasez de estos componentes se ha hecho sentir con fuerza en la industria automotriz y entre fabricantes de computadoras, laptops y demás. El mercado de smartphones, por un tema de compra adelantada de insumos, se contaba entre los menos afectados, pero ahora las cosas han tomado un giro incómodo.

Es costumbre que fabricantes de smartphones se abastezcan de semiconductores con hasta seis meses de antelación, y esta es la razón por la que mayormente se han manejado con cierta holgura hasta ahora. Llegado el momento de reabastacerse, el panorama cambia, y es por eso que tenemos reportes de que compañías como Samsung han optado por no sacar equipos tan esperados como la próxima generación del Galaxy Note. 

A raíz de esta escasez de chips, que se ha agravado por la sencilla razón de que ahora casi todos los productos son “inteligentes” y, por ende, integran semiconductores, están pasando cosas que afectan directamente al consumidor. 

La principal consecuencia es un marcado retraso en envíos, lo cual lleva usualmente a un aumento de precios por aquello de la ley de oferta y demanda. En algunos casos, como pasó con el Mi 11 Ultra de Xiaomi, el teléfono sale a la venta muchos meses después de haberse anunciado, mientras que en otros, la disponibilidad se limita a unos pocos mercados. Esto último ocurrió con el Pixel 5a 5G de Google. 

Ante una situación que se presume tomará alrededor de 18 meses en corregirse, nuestra recomendación es no cambiar el smartphone antojadizamente. Durante los últimos cinco años ha habido una verdadera explosión en la cantidad de equipos que los fabricantes lanzan, y si bien eso se traduce en una oferta variada para el consumidor, a nivel de materiales y de basura electrónica generada, esto es un problema.

Quizás esta escasez de chips reformule la manera en que el mercado de smartphones ha estado funcionando. Ya veremos.