Home Redes sociales Las suscripciones en redes están de moda

Las suscripciones en redes están de moda

por Rocio Diaz
Instagram Subscribe

Todo creador de contenidos tiene la intención de sacar provecho monetario a lo que hace en redes, pero la triste realidad es que se hace cada vez más difícil lograr este objetivo. 

Desde YouTube hasta Instagram, la competencia entre influencers y aspirantes a influencers no solo es brutal, sino que las condiciones para poder efectivamente monetizar esos contenidos son cada vez más extremas al exigirse una cantidad imposible de vistas, seguidores y otras métricas que no pasan de ser vanidad. 

¿Qué hacer? No son ni una ni dos las veces que los creadores de contenidos, incluso aquellos que están en posición relativamente ventajosa, se han quejado de este juego en el que solo las plataformas parecen salir ganando. 

Más allá de una posibilidad escalonada de monetización basada en métricas antojadizas, existe ahora la tendencia de probar con esquemas de suscripción por paga, donde el creador pone sus propias reglas y elige la cantidad mensual a cargar por acceso a sus contenidos. 

De momento, se ha visto esta forma de monetización en Twitter y Clubhouse, mientras que Discord empezó pruebas al respecto finalizando 2021. YouTube, por su parte, permite integrar plataformas como Patreon para recibir fondos -voluntariamente- de visitantes y suscriptores al canal. 

La más reciente plataforma en unirse a la tendencia de la suscripción por paga es Instagram, que ha empezado a probar este recurso con un puñado de cuentas de creadores de contenidos ubicados en Estados Unidos. 

Bajo este esquema de Instagram, los creadores pueden cobrar entre 0.99 y 99.99 dólares al mes. La cantidad la fija cada cual, y en esa misma medida tienen entera libertad de definir los beneficios asociados a una suscripción a su cuenta. 

Por lo general, una suscripción por paga implica acceso a contenidos exclusivos, contacto más cercano con el creador de contenidos, acceso a primicias, participación en premieres o estrenos y otras cosas que van por esa línea. Ya será tarea de cada cual hacer de su cuenta algo atractivo para que la gente se anime a pagar. 

Las suscripciones en Instagram están en lo que se denomina una prueba alfa. Ejecutivos de la plataforma han indicado que no se tiene contemplado cobrar comisiones al menos hasta 2023, lo que significa que los creadores que decidan aprovechar este esquema se quedarán inicialmente con la totalidad de los ingresos. 

No es que Instagram de repente está más generoso de la cuenta ni nada de eso, sino que la competencia está dura. Acciones como estas le facilitan mantener e, incluso, aumentar su base de usuarios. Más importante aún, les da oportunidad de fidelizar, y eso es lo que vale al final de la jornada.