Home TI Nube híbrida y computación de próxima generación: los enfoques de Red Hat

Nube híbrida y computación de próxima generación: los enfoques de Red Hat

por Rocio Diaz
Red Hat Summit

Desde almacenamiento de datos hasta gestión de aplicaciones y optimización de procesos y recursos, el trabajo de un departamento de TI (tecnología de la información) es complejo y permanente, lleno de retos que tan solo reflejan el entorno cambiante de una sociedad que -ahora más que nunca- depende de sus recursos digitales para mantenerse a flote y evolucionar. 



COVID-19, el nuevo coronavirus que tiene al mundo sumido en una continua pandemia desde febrero, ha servido para darnos cuenta, quizás de golpe, de la importancia de esos recursos e infraestructuras que muchos de nosotros, meros consumidores, damos por sentado en el día a día. 

¿Cómo se puede mantener una empresa a flote bajo las condiciones de pandemia actual? ¿Es posible escalar el negocio sin hacer grandes inversiones en el largo plazo? ¿Se tiene lo necesario para seguir bajo un esquema de trabajo remoto en el mediano y largo plazo? Estas son solo algunas de las preguntas que surgen de cara a la situación creada por COVID-19 y el prospecto de que las cosas tardarán meses largos en volver a la normalidad. 

En este punto intervienen compañías como Red Hat, un conocido proveedor de software de fuente abierta para uso empresarial y que además se asocia con Linux. Conceptos como virtualización, automatización, nube híbrida y Edge computing forman parte de su universo de soluciones, las cuales han sido reforzadas a propósito de su cumbre anual, realizada los días 28 y 29 de abril en formato virtual, estableciendo de paso un récord de asistencia al registrar más de 80,000 participantes de manera oficial.

La oferta de Red Hat siempre se ha caracterizado por tomar en cuenta las necesidades que derivan del entorno cambiante y la evolución tecnológica que le acompaña, de ahí que nube híbrida haya sido uno de sus principales enfoques en la cumbre, haciendo notar sus ejecutivos que la misma forma parte de la estrategia del 31 por ciento de sus clientes. 

Nube híbrida, para los que no están del todo familiarizados con el concepto, es una arquitectura de TI en la cual se combinan una o más nubes privadas con una o más nubes públicas con el objetivo de consolidar recursos, conectar varias computadoras en una sola red, distribuir cargas de trabajo entre ambientes, incorporar una herramienta unificada de gestión, escalar y orquestar procesos con ayuda de la automatización.

Con las soluciones presentadas durante su cumbre 2020, Red Hat busca mejorar la entrega, accesibilidad y estabilidad de los servicios y aplicaciones críticos a nivel mundial con sustento en la nube híbrida. En un entorno dominado por COVID-19, estas capacidades resultan de especial importancia a nivel de atención médica, logística, comercio minorista, servicios financieros, telecomunicaciones, gobierno y educación, sectores que han tenido que adaptarse a la situación en tiempo real para poder cumplir su cometido.

Red Hat considera que las tecnologías requeridas para atender estas necesidades no vienen atadas a pilas de software heredado ni surgen de costosas tecnologías propietarias. Por el contrario, las respuestas surgirán a partir de la innovación de código abierto, que permite a las organizaciones aprovechar las ventajas de las plataformas nativas de la nube en cualquier lugar, desde el edge y los centros de datos locales hasta múltiples nubes públicas. A continuación, un breve detalle de lo anunciado durante la cumbre:

OpenShift Virtualization. Una nueva característica que deriva del proyecto de código abierto KubeVirt y viene incluida en Red Hat OpenShift como Versión Tecnológica Preliminar. Permite a las organizaciones desarrollar, implementar y gestionar aplicaciones que consisten en máquinas virtuales junto con contenedores y serverless, todo en una moderna plataforma que unifica las cargas de trabajo tradicionales y las nativas de la nube. En tanto algunos proveedores que desean proteger sus pilas tecnológicas heredadas hacen un uso retrógrado de Kubernetes y de la funcionalidad nativa de la nube para preservar la virtualización propietaria, Red Hat hace justamente lo contrario: Red Hat traslada las pilas de aplicaciones tradicionales a una capa de innovación abierta y de ese modo permite al cliente transformarse genuinamente a su propio ritmo, sin quedar librado al capricho de las tecnologías propietarias.

Red Hat OpenShift 4.4. La versión más reciente de la plataforma Kubernetes empresarial líder del sector, basada en la simplicidad y escalabilidad de Kubernetes Operators. OpenShift 4.4, recreado a partir de Kubernetes 1.17, presenta una vista centrada en el desarrollador de las métricas de la plataforma y del monitoreo de las cargas de trabajo de las aplicaciones, la integración del monitoreo de Red Hat Operators y la administración de gastos para determinar los recursos y costos utilizados en aplicaciones específicas en toda la nube híbrida, entre otros. 

Red Hat Advanced Cluster Management for Kubernetes. Una nueva solución de gestión para hacer frente a la dificultad que plantea la ejecución de aplicaciones nativas de la nube entre clústeres Kubernetes distribuidos y de producción a gran escala. Esta, que estará disponible próximamente en versión tecnológica preliminar, ofrece un único punto de control simplificado del monitoreo e implementación de clústeres OpenShift a escala, además de una gobernanza basada en políticas y la gestión del ciclo de vida de las aplicaciones.