Home Curiosidades Otohiko, el tenedor para los amantes de los fideos

Otohiko, el tenedor para los amantes de los fideos

por Rocio Diaz
fideos

¿Has comido fideos alguna vez? Si la respuesta es afirmativa, ya sabes que parte del atractivo de esta comida es sorberla, un acto que, según los conocedores del tema, cumple el doble propósito de enfriar el bocado y de acentuar sus sabores. 

El acto de sorber se da igualmente con pastas, tallarines y otras comidas similares, pero no todo el mundo lo hace con la misma intensidad. Hay gente, sobre todo aquellos que siguen al pie de la letra las reglas de etiqueta y protocolo, que consideran de mal gusto hacer ruidos al comer. La gran mayoría, sin embargo, no le para a esto.



En cuestiones de sorber comidas, tal parece que los japoneses se han ganado un sitial en lo que respecta a nivel de intensidad y ruidos resultantes, al punto que algunos blogs de viajes reseñan el fenómeno, muy común sobre todo en bares de fideos. Por este motivo, y como una forma de cambiar un poco la percepción, la japonesa Nissin -conocida ser la pionera en fideos instantáneos- ha creado un tenedor inteligente diseñado para camuflar estos ruidos.

El tenedor en cuestión, Otohiko, funciona con sensores que se encargan de detectar el típico sonido de sorber, el cual es enviado a una aplicación que tiene la tarea de emitir cualquier otro sonido (placentero, según el fabricante) para fines de camuflaje.

Podrá parecer un chiste, y quizás hasta ganas de botar el dinero, pero según varios reportes hay en Japón lo que se llama “acoso del fideo”. Como imaginarán, el acoso tiene que ver precisamente con los ruidos que suelen hacerse al comer fideos, y se trata de un fenómeno que ha ido aumentando en la medida que se incrementa la llegada de turistas al país.

Nissin ha recurrido al crowdfunding para Otohiko, de ahí que la cantidad disponible estará limitada a 5,000 unidades, con posibilidad de reservar una unidad hasta mediados de diciembre. El precio rondará los 130 dólares.

Inventos como Otohiko no deben de sorprender, pues los japoneses son expertos en camuflar olores y ruidos indeseables, siendo un ejemplo de ello una funcionalidad usada en baños mientras están en uso. Japón es también el lugar donde tuvo origen el tenedor que genera un sabor a sal al estimular las papilas gustativas con electricidad.