Home Ciencia Píldora para emitir sudor perfumado

Píldora para emitir sudor perfumado

por Rocio Diaz

Los inventos raros están a dos por cheles en estos días. Ya hemos visto el caso de las caras convertidas a caretas por una empresa japonesa, la idea del café en aerosol y ahora, lo que faltaba: una píldora de perfume para mejorar el “aroma” del sudor.

Se trata de una idea que todavía está en etapa de investigación y que parte de la premisa de que el cuerpo humano es la frontera que queda por explorar en el ámbito tecnológico. Cierto es que en los últimos años se han visto ropas equipadas con tecnologías diversas, dispositivos que pretenden hacer uso de la energía cinética generada por la gente e incluso se ha propuesto usar algunas partes del cuerpo humano (los brazos, por ejemplo) como plataforma para teclados y otras cosas táctiles, pero definitivamente que las cosas no se habían llevado tan lejos.

La píldora, llamada Swallowable Parfum (literalmente perfume tragable), es la propuesta de una artista y arquitecta corporal australiana llamada Lucy McRae que considera que el sudor fragante es parte del próximo ciclo de evolución humana. De hecho, la visión de ella es que estas píldoras tienen la capacidad de transformar la piel en una suerte de atomizador biológicamente mejorado, capaz de emitir olores únicos determinados por cada organismo de manera individual de acuerdo a los niveles de estrés, estímulos sexuales, temperatura y aclimatización.

conceptualizacion swallowable parfum

Conceptualización del producto

El perfume tragable entra en acción una vez se empieza a sudar, y además de emitir una fragancia única, deja pequeñas gotas en la superficie de la piel, algo que normalmente se consideraría poco estético, pero estos artistas realmente no piensan igual que el resto de la humanidad.

Como para demostrar que el proyecto va en serio, McRae ha contratado los servicios de un biólogo sintético llamado Sheref Mansy, y la idea general consiste en  desarrollar cápsulas a base de moléculas lipídicas fragantes sintetizadas que imitan la estructura de las moléculas lipídicas que de por sí tiene el cuerpo humano. Una serie de enzimas se encarga de metabolizar la grasa y en el proceso se liberan lípidos y moléculas lipídicas. El perfume tragable pretende aprovecharse de este proceso natural para hacer su trabajo.

Sin comentarios.