Home Opinión Pixel 6: Google insiste en el mercado de smartphones

Pixel 6: Google insiste en el mercado de smartphones

por Rocio Diaz
Pixel6

¿Cuántas veces has comprado o usado un teléfono Pixel de Google?

Dependiendo del país o la región donde vivas, es probable que ni siquiera te hayas topado con uno alguna vez, pues si algo caracteriza a esta oferta de Google es que no llega a todas partes y no resulta tan fácil comprarlo online siquiera. Es más, intentar ver las especificaciones del equipo resulta imposible si tu ubicación no está contemplada en sus planes de distribución.

¿Cómo se vende un producto que no está ni siquiera disponible para ver? La respuesta es que no se vende, y eso quizás explica por qué Pixel, pese a existir en formato de teléfono desde 2016, nunca ha arrancado del todo.

Todos los años, desde octubre de 2016, Google presenta una nueva familia de teléfonos Pixel, con mejoras a nivel de diseño, desempeño y demás en comparación a la generación anterior. Sin embargo, a la hora de compararse con la competencia, nunca logra marcadores o puntuaciones tan atractivas, sobre todo a nivel de cámara.

¿Qué pasa aquí? Quizás lo más curioso es que Google pretende competir con Apple y Samsung en el frente de los smartphones, y por eso se hace tan cuesta arriba la forma en que la compañía ha manejado esta cartera de productos a lo largo de los años.

A nivel de aspecto y especificaciones, los Pixel podrían considerarse teléfonos competitivos, pero la venta ha resultado pesada, quizás porque el mercado está más que saturado, y estos equipos, como ya mencionamos, no se consiguen tan fácilmente.

Cuando las cosas no funcionan, es común cambiar la fórmula e intentar nuevas estrategias. Con Pixel 6, que fue presentado hoy, Google está haciendo justamente eso. Aparte de un rediseño que se hace sobre todo evidente en la parte de atrás, con un módulo de cámara llamativo y contrastante, hay un detalle de lo más curioso: estos equipos están siendo impulsados por procesadores desarrollados por la propia Google y no por Qualcomm, como suele ser el caso.

Esta es una movida que podría decirse está inspirada en Apple, que desde 2010 hace sus propios chips para iPhone, iPad y demás, haciendo lo mismo para las Mac desde el año pasado. Al igual que Apple, Google persigue con sus propios chips aumentar el nivel de desempeño y acoplamiento de sus teléfonos. Los nuevos chips se llaman Tensor y, entre otras cosas, brindan un poder computacional de procesamiento de videos hasta ahora inexistente en la línea Pixel.

Los chips Tensor llevan unos cinco años en desarrollo y, por supuesto, aprovechan las dos décadas de experiencia de Google en estas cuestiones. La gran pregunta: ¿serán suficientes para aumentar el atractivo de los teléfonos Pixel? En el segundo trimestre de 2021, esta marca apenas representaba un 0.7 por ciento del mercado de smartphones, hallándose en peor posición que en igual período de 2020, cuando tenía 1.3 por ciento.

Hay varias razones por la que Google insiste en el mercado de smartphones, y la principal de ellas es la que mueve todos sus otros proyectos: la posibilidad de recolectar aún más datos y sacarles provecho de distintas maneras. Sobre todo ahora que Apple ha reforzado sus políticas de privacidad, con impacto sobre la industria de anuncios online al limitar (y eliminar, si así se desea) la posibilidad de rastreo, este interés hace mucho más sentido.

¿Logrará Google hacer un impacto en smartphones o, por el contrario, decidirá abandonar ese mercado, como hizo LG hace poco? De momento, no parece irse por la segunda opción, así que estaremos atentos a este desarrollo.