Home Redes sociales Por cierto, no es solo Facebook que está en la mira

Por cierto, no es solo Facebook que está en la mira

por Rocio Diaz
Redes Mira

Facebook lleva tiempo en la mira de las autoridades estadounidenses, pues lo cierto es que en sus 17 años de existencia se la han pasado de escándalo en escándalo, pero ¿qué hay del resto de las plataformas?

Hace mucho que las redes sociales dejaron de ser lugares inofensivos para conectar con la gente y compartir ideas, convirtiéndose esto en un nefasto negocio donde hay gente que literalmente muere por obtener un “like” y así complacer a los todopoderosos algoritmos. 

Un área especialmente delicada en este asunto de redes sociales es aquella que tiene que ver con la seguridad, privacidad y salud mental de adolescentes y niños. En ese aspecto, Facebook tiene una pésima reputación, pero como ya dijimos, esta no es la única plataforma en existencia.

En esta semana, tras el escándalo moral de Facebook provocado por su exempleada Frances Haugen, los legisladores en Estados Unidos finalmente se han dignado en revisar las prácticas de esas plataformas más allá del culpable número uno.

Fue así como este martes desfilaron ejecutivos de TikTok, Snap (Snapchat) y YouTube frente al subcomité de protección al consumidor, seguridad de producto y protección de data en el Senado de los Estados Unidos. Para TikTok y Snap, es la primera vez que les toca ese asiento caliente. 

Las preguntas de los legisladores tocaron no solo el tema de cómo se asegura el bienestar mental de los niños y adolescentes que usan esas plataformas, sino que se cuestionó la manera en que funcionan los algoritmos y, en el caso de TikTok, se cuestionaron los lazos estrechos con China y lo que eso supondría respecto a la seguridad y privacidad de la data de los usuarios. 

Como de costumbre, las respuestas de los ejecutivos fueron evasivas y no del todo satisfactorias. Para evitar otro escándalo tipo Facebook, tanto en TikTok como en Snap y YouTube se han implementado cambios en las últimas semanas que refuerzan el tema del bienestar de los usuarios, que otorgan más control a los padres y que le bajan par de tonos a la cuestión del odio y demás temas controversiales.

¿Es suficiente esto? Es opinión de los legisladores que mientras se siga fomentando el consumo continuo de contenidos en esas plataformas, nada cambiará. Esta métrica inútil es lo que tiene todo el entorno de redes sociales inundado de contenido inservible y que nada aporta. 

Los legisladores, como de costumbre, tienen propuestas para mejorar las condiciones imperantes en estas redes, incluyendo cambios a COPPA, la ley de protección de privacidad online de niños y adolescentes en Estados Unidos.

Uno de los cambios propuestos en COPPA es dejar de recolectar data de usuarios de entre 13 y 15 años sin su consentimiento, así como añadir un botón de borrado que facilite eliminar esta información y restringir la clase de datos que estas plataformas pueden recolectar. 

Como era de esperarse, ninguna de las tres compañías ofreció soporte total a esta propuesta. Mucho menos hubo un compromiso concreto al respecto. 

¿Por qué la renuencia? Simple: la data es oro y es lo que les permite el crecimiento exponencial que han tenido a lo largo de su existencia.