Home Local Redes 4.5G: ¿qué significa realmente este número?

Redes 4.5G: ¿qué significa realmente este número?

por Rocio Diaz

A nivel de redes de conectividad móvil se da un caso muy curioso: la nomenclatura usada para designar avances y sugerir que se evoluciona de una generación a otra, o bien que nos encontramos entre generaciones, suele ser muy liberal y amplia en su significado.

Así, por ejemplo, nos encontramos con una controversia en 2012 -cinco años atrás- cuando Orange Dominicana anunció con todo el bombo posible que estaba ofertando la primera red 4G LTE en el país. Lo que a la clara era una buena noticia a nivel de inversión e infraestructura en telecomunicaciones en el país pronto se convirtió en motivo de discordia al disputarse la veracidad de lo que alegaba la telefónica francesa.

Quienes dieron cobertura y seguimiento a este caso recordarán que apenas dos meses después del famoso 4G LTE Orange Dominicana se vio forzada a suspender la comercialización y promoción del producto por órdenes del Instituto Dominicano de las Telecomunicaciones (INDOTEL), que actuó en base a una denuncia de un rival y de los resultados de un ejercicio de comprador misterioso en el que Orange Dominicana no quedó para nada bien parada.

En aquel entonces la pregunta obligada tenía que ver directamente con la definición de 4G, LTE y sus diferencias. Cinco años después de este incidente -en 2017- nos encontramos con un caso similar: Claro Dominicana presenta con enorme entusiasmo su red 4.5G, supuestamente la primera en el país, y no tardó en salir alguien a decir que esto era mentira.

¿A quién le creo?

Al principio de esta entrada se resalta el hecho de que en redes móviles la nomenclatura es muy liberal. En buen español esto quiere decir que el número que se antepone a la G no tiene un significado único y concreto, sino que más bien agrupa un conjunto de tecnologías que se supone ofrecen una mejora sobre el estándar anterior.

En el caso de 4G LTE se disputaba si LTE realmente era una red 4G, ya que por definición eso no era más que un 3G avanzado. Sin embargo, por no ser 3G como tal, era común mercadearlo como 4G, provocándose la confusión que eventualmente dio al traste con una de las primeras ofertas de esa tecnología en el país.

Si LTE resultaba confuso, con 4.5G es que el lío es grande. Por un lado hay quienes lo definen como un LTE avanzado, que implica la agregación a dos portadoras para desempeño y capacidad considerablemente superiores a LTE, pero el término también contempla técnicas donde se agregan tres portadoras, así como esquemas 4×4 MIMO, que es la modalidad que ofrece Claro en el país.

MIMO es una técnica que permite mandar y recibir más de una señal a través del mismo canal de radio, para lo cual aprovecha propagación multicaminos. El hablar de 4×4 se refiere a la posibilidad de recibir y enviar cuatro transmisiones simultáneas, lo que implica más capacidad y mejora a nivel de desempeño, incluyendo velocidad.

Bajo este esquema Claro habla de velocidades de hasta 390 megabits por segundo (Mbps), ciertamente las más altas en existencia a nivel local, y un vistazo a lo que ofrecen otras prestadoras que han implementado 4×4 MIMO a nivel internacional arroja un resultado similar.

Ya hemos visto que esta técnica cae dentro de lo que pudiera considerarse 4.5G, una especie de intermedio entre la red 4G y la venidera 5G, que promete más velocidad y estabilidad para ofrecer soporte a IoT. Sin embargo, el ingeniero Hiddekel Morrison disputa que esto de Claro sea en efecto 4.5G, y basa su alegato en el hecho de que, supuestamente por definición, esta red debería ofrecer velocidades de conexión de 1,000 Mbps.

Es interesante notar que 1,000 Mbps, equivalente a 1 gibabit por segundo (Gbps), es definida por la Alianza NGMN (Next Generation Mobile Networks) como lo que debe ofrecer una red 5G de manera simultánea dentro de un espacio de trabajo (ambiente controlado) cuando finalmente lleguemos a ese punto. También resulta interesante notar que una telefónica italiana, TIM, actualmente ofrece esa velocidad, pero se trata esta de una combinación de 4.5G y fibra óptica.

Conclusiones

Una búsqueda sobre los términos 4.5G, 5G y demás no ofrece un resultado único en cuanto a velocidad y otras variables, en parte porque todavía estos estándares no están del todo definidos. En 5G se habla de un mínimo de 1,000 Mbps, pero se contemplan velocidades de hasta 10,000 Mpbs, esto en condiciones muy específicas. En cuanto a 4.5G, se mencionan velocidades tan “bajas” como 300 Mpbs como algo aceptable.

Bajo estas circunstancias, y tomando en cuenta lo planteado desde el principio, no es correcto decir que Claro miente al hablar de redes 4.5G en República Dominicana. Otro punto a considerar es el hecho de que quien disputa la veracidad de la oferta es una persona ligada a una empresa rival que coincidencialmente lleva un tiempo anunciando mejoras a su red por la vía de 4×4 MIMO. La diferencia es que ellos lo han dejado como 4G, mientras que Claro decidió aprovechar la nomenclatura 4.5G para ir creando momentum. Vale decir que esta es la misma persona que tuvo protagonismo en 2012 con el show de 4G LTE.

Al final de la jornada, el usuario promedio lo que quiere es velocidad, estabilidad y constancia en su servicio. Que al coger su smartphone o tableta pueda ver sus videos en YouTube sin latencia y que bajar cualquier cosa no dure una eternidad. Estos términos de MIMO, 4.5G y demás aspectos técnicos en realidad tienen poca importancia para la colectividad. Quizás sea mejor dejar atrás numeraciones intermedias y mercadear las cosas de una manera más llana. Así se evitan situaciones que en ocasiones están motivadas por un asunto de competencia.