Home Opinión Redes sociales y noticias: una relación desigual

Redes sociales y noticias: una relación desigual

por Rocio Diaz
Man Reading Newspaper 6053

A la hora de consumir noticias, ¿cómo lo haces? 30 años atrás lo más común era agarrar un periódico y empezar a leer, o bien sintonizar la radio o el televisor para el noticiero. Todo eso cambió con la llegada de la Internet y las redes sociales, siendo la norma que hoy alrededor del 52 por ciento de los estadounidenses consumen sus noticias por esta vía, con cifras similares alrededor del mundo.



La situación descrita ha creado una crisis en medios tradicionales de comunicación que se siente con particular fuerza ahora que estamos en medio de una pandemia que, para colmo, no da indicios de ceder. Con una economía mundial deprimida, los medios tradicionales han dejado de percibir ingresos por publicidad, uno de sus pocos sostenes reales en términos financieros. 

Incluso antes de la pandemia esta crisis en medios tradicionales viene manifestándose en reducciones de personal, cierre de periódicos, declaraciones de bancarrota, fusiones e, incluso, compras por gigantes tecnológicos como Smazon, con toda la carga de ironía que ello conlleva. 

Todo este preámbulo sirve para comentar las declaraciones de Facebook en torno a una solicitud de medios australianos dirigida al organismo de competitividad de su país. La misma básicamente consiste en establecer una norma que obligue a plataformas como Facebook y Google a pagar por el derecho de compartir o distribuir sus noticias. 

La premisa de la que parten estos medios es sencilla: antaño la gente pagaba por el derecho a leer noticias. Gracias a sitios como Google y Facebook, estas ahora se consiguen mayormente gratis, con muchos medios forzados a lo largo del tiempo a ofrecer versiones digitales de sus productos, siguiendo estas el modelo gratuito por igual.

La respuesta de Facebook ante tal petición, que no es la primera vez que se plantea (de Europa ha salido esta idea varias veces), ha sido un rotundo NO, acompañado el mismo de declaraciones que indican que la plataforma bien podría deshacerse de las noticias en el feed sin sufrir un impacto significativo, ya que se ha determinado que estas representan una pequeña fracción de lo que sus usuarios consumen en sus respectivos feeds.  

En su respuesta al organismo australiano de Australia, Facebook adujo que ni esa plataforma ni Google (ni ninguna otra de craácter similar) tienen la obligación de financiar a medios australianos, extensivo a medios de cualquier índole o nacionalidad. 

Como parte de la crisis que por años vienen sufriendo los medios tradicionales se ha dado una tendencia en la que periódicos como The New York Times se manejan por un modelo de suscripción online que varía según las necesidades del cliente, con una cantidad limitada de acceso gratuito por mes. 

La mayoría de los usuarios de la web expresa su desagrado ante esos modelos que funcionan por paga, pero la tendencia, al menos a nivel de medios noticiosos, es justamente esa. La conclusión más evidente que podemos sacar de esta situación es una que por años representa una diciotomía: la gente lo quiere todo gratis (o casi gratis), pero ninguna compañía se sostiene de esa manera, recurriéndose entonces a los odiosos anuncios que nadie quiere. 

COVID-19 y el impacto que está teniendo en términos económicos tan solo acelera la adopción de esos mecanismos que implican una suscripción por paga, pues, de lo contrario, la alternativa es simplemente desaparecer y nadie quiere hacer eso sin al menos echar la pelea.