Home Review Experiencia de uso: Chipolo, para ubicar nuestras pertenencias

Experiencia de uso: Chipolo, para ubicar nuestras pertenencias

por Rocio Diaz

Desde hace algunos meses la oferta de trackers o rastreadores para nuestras pertenencias ha experimentado un boom, siendo esto un indicio de que la gente, ya sea por prisa o distracción, extravía pertenencias claves como llaves, billetera y hasta el smartphone con más frecuencia de la que se quisiera admitir. 

La variedad de trackers en existencia es amplia, con modelos especializados para mascotas, como este de Alcatel, y otros de aspecto y uso más sencillo como Chipolo, el objetivo de este breve review o experiencia de uso.



De entrada hay que destacar la facilidad de uso de Chipolo. El primer paso es bajar la aplicación, disponible para iOS y Android, crear un usuario, tomar el tracker y colocarlo en la pantalla del teléfono para fines de reconocimiento y registro. En este punto debe tomarse en cuenta el modelo de Chipolo a la mano, que puede ser clásico, plus o card. Para fines de este artíxculo probamos un Chipolo de primera generación, que difiere básicamente en la intensidad del sonido y el modo de operación.

Una vez se añade Chipolo en la aplicación, el próximo paso es definir su uso: si s para las llaves, la billetera o el tracker como tal, que en ese caso tendrá un uso libre según las necesidades del momento. Ya en este punto está listo para empezar a explorar su funcionalidad, que va más allá del simple rastreo de pertenencias.

Si no sabes dónde pusiste aquello que adjuntaste a Chipolo, basta con abrir la aplicación, revisar el mapa y, para agilizar el asunto, pulsar la opción “ring to find” para que este emita alarmas que potencialmente te guiarán hasta su ubicación. En el caso del Chipolo de primera generación, esta alarma tiene un a intensidad de 90 decibelios, mientras que el clásico la tiene de 92 decibelios, card de 95 decibelios y plus de 100 decibelos. Estos volúmenes son fijos, sin posibilidad de ajuste por parte del usuario.

Una funcionalidad extra en el tema de rastrear las pertenencias es la posibilidad de compartir Chipolo con amistades y contactos de confianza, un paso que resulta particularmente útil cuando extraviamos nuestras cosas en lugares relativamente lejanos a donde nos encontramos. Otra opción en estos casos es pedir ayuda a la Comunidad Chipolo, un programa que incentiva a encontrar artículos perdidos al ofrecer recompensas a cambio.

Si lo que perdiste de vista fue el smartphone, Chipolo puede ayudar: en el caso del modelo de primera generación basta con agitarlo para hacer que el equipo suene, aún si está mudo (en vibración). Otros modelos integran un botón interno para los fines, de manera que basta con presionar dos veces para activar esta función. El apareamiento Chipolo-smartphone se da a través de Bluetooth.

Una última función, quizás inesperada dada la naturaleza de este dispositivo, es la posibilidad de tomar un selfie al agitar o presionar Chipolo, dependiendo del modelo.

Si te interesa comprar Chipolo, tienes varias opciones. A nivel local está disponible en Punto Mac, donde el precio es 2,027 pesos. En Internet, el mejor sitio es la propia tienda Chipolo, donde el clásico y el plus valen 25 dólares, mientras que card vale 35 dólares.

Chipolo funciona con batería tipo moneda que ofrece vida útil de 9 meses para el modelo clásico y de un año para card y plus. Cada unidad viene con batería extra incluída. Por cada cuenta pueden registrarse hasta 9 chipolos, siendo lo ideal asignarlos a distintas pertenencias.