Home Energía renovable Soluciones para manejo eficiente y sostenible de energía

Soluciones para manejo eficiente y sostenible de energía

por Rocio Diaz
paneles solares

Paneles solares y otras formas de energía alternativa son, más que una moda, una necesidad ante la realidad del cambio climático y la situación medioambiental en general. Si bien resultan una opción más verde que sus contrapartes tradicionales, a menudo sacarles máximo provecho resulta un reto.

Parte del problema está en que sistemas tradicionales de energía, ya sea que dependan de plantas a carbón o de plantas de energía nuclear, siguen ofreciendo una producción y suministro más estables. Asimismo, por una combinación de costos, inversión y hasta desconocimiento, su adopción sigue estando a un nivel bajo, sobre todo en países en vías de desarrollo y comunidades de bajo poder adquisitivo.

En vista de que se hace necesario adoptar un enfoque más verde, práctico e integral en lo que respecta a generación y consumo de energía, han surgido propuestas variadas que van desde bombillos LED -que duran más y consumen menos-, hasta casas especialmente diseñadas para girar al mismo tiempo que el sol para sacar el máximo provecho a esa energía.

Para la mayoría de la gente consciente del problema, basta con instalar algunos paneles solares para poner su granito de arena en este asunto de la conservación medioambiental. Sin embargo, esta es una solución a medias porque usualmente ese enfoque no provee la gran cantidad de energía y no resulta del todo eficiente.

Para remediar una situación común han surgido propuestas como la Powerwall de Tesla y la EcoBlade de Schneider Electric, que básicamente hacen una integración de esas fuentes alternativas a la red eléctrica tradicional, con el beneficio de que puede almacenarse energía para hacer las veces de backup en caso de fallos o para reducir costos en horas pico.

Recientemente Tesla hizo un upgrade a Powerwall, a la vez que presentó una tejas que en realidad son discretos paneles solares para el techo. La segunda versión de Powerwall integra su propio inversor y ahora tiene capacidad de almacenar 13.5 kilovatios-hora (kWh) a la vez que provee 5 kWh de manera continua, alcanzando 7 en picos. El costo de tan completa solución no es barato: 5,500 dólares, pero a largo plazo la inversión es muy probable que valga la pena, aparte de que es seguro que bajará el precio a medida que se masifique la adopción.

Por su parte, la EcoBlade de Schneider Electric -premiada recientemente en la XIII edición de los Channel Awards-  es un sistema de energía para ambientes residenciales, de TI, industriales y comerciales, así como para la red, basado en baterías cargadas con iones de litio.

En un formato discreto y escalable, EcoBlade puede montarse en la pared, ideal para el hogar, o bien hacer una torre para ambientes de TI. El uso y la disposición dependerá de las necesidades de cada ambiente. La unidad está compuesta de servidores tipo “cuchilla” (blade) de 30 pulgadas, con un peso inferior a los 30 kilos. Cada cuchilla tiene un módulo conectado e inteligente para la batería y está listo para usarse de forma independiente.

Los blades pueden ser usados en gabinetes conectados a las redes de energía, a centros de datos, edificios o a redes de energía secundarias que tengan necesidades mayores de almacenamiento energético. En un nivel más alto, pueden integrase en containers para proveer miles de megavatios-hora y servicios de gestión de energía complementarios para una red de distribución energética completa.

Una sola unidad de EcoBlade puede almacenar hasta 5 kWh. Dispuestos en ambientes de TI pueden proveer hasta 100 kWh de energía por rack. Ya para comunidades, campus y lugares afines los EcoBlade pueden conformar una pequeña subestación capaz de proveer 3.2 megavatios-hora para uso inmediato.

Todas estas soluciones, lo mismo que ideas como turbinas aéreas, bolas que concentran energía solar y lunar, cisternas solares o turbinas de viento sin aspas, lo que buscan es hacer el uso más eficiente posible de fuentes alternativas de energía. Aún cuando gente como el recién electo presidentente estadounidense no crea en cambio climático es de esperarse que el desarrollo y demanda de estas propuestas continúe en aumento.