Home Soluciones de Transporte Tendencias: movilidad más personal y menos contaminante

Tendencias: movilidad más personal y menos contaminante

por Rocio Diaz

¿Cuántas horas a la semana pasas en un tapón? Es posible que nunca hayas hecho el cálculo, pero, si vives en una ciudad como Santo Domingo, es posible que por lo menos dos veces al día te toque la tortura, con duraciones que dependerán de la ruta a tomar y las diligencias a realizar.



Los tapones incomodan a la gente, impactan la productividad a nivel general, generan un gasto mayor de combustible y, por si fuera poco, contribuyen a la contaminación medioambiental. Sin embargo, por un tema de crecimiento poblacional, modernidad y falta de transporte colectivo adecuado, estos van en crecimiento a nivel mundial, inclusive en ciudades donde la noción estaba quizás alejada.

El hecho de que el acceso al crédito en muchos casos se hace cada vez más fácil y cómodo no ayuda a la causa de reducir tapones, pues la realidad es que la mayoría de la gente -sobre todo cuando no hay opciones viables de transporte público o colectivo- sueña con tener su propio carrito, aunque después le pese cuando se encuentra que le tomó dos horas hacer un recorrido que como mucho quizás debería tomar 30 minutos por un tema de distancias.

Tapones

Este no es un prospecto divertido

Una alternativa para escapar a los tapones, tal como se observa en ciudades de Estados Unidos y Europa, son las bicicletas, así como los monopatines eléctricos (scooters) y otras formas de transporte no convencionales que prometen rapidez y eficiencia en el desplazamiento.

Con estas alternativas no hay la comodidad de un aire acondicionado ni la facilidad de transportar grandes volúmenes, pero para pequeñas diligencias y desplazamientos dentro de áreas específicas resultan mucho más prácticos que carros, guaguas o yipetas por el mero hecho de que caben en cualquier hueco y, en ocasiones, pueden hacer uso de las aceras. Es el mismo principio de por qué en un país como República Dominicana se prefieren los motores, con la diferencia de bicicletas y monopatines son más sostenibles al no contaminar.

Tomando quizás inspiración de Philip Morris y su incursión en cigarrillos electrónicos previendo un futuro post-tabaco tradicional, grandes fabricantes de automóviles están echando el ojo a estas alternativas de transporte, siendo un caso reciente la adquisición por parte de Ford de una startup –Spin– que ofrece servicios de alquiler de monopatines en 9 ciudades y 5 campuses en Estados Unidos.

Spin

La propuesta de Spin, recién adquirida por Ford

Nada menos que 100 millones de dólares pagó Ford por Spin, y si bien podría parecer un poco inusual la compra, se trata todo de ver las cosas hacia futuro. En la actualidad los carros apenas caben en las calles. Los estacionamientos son un dolor de cabeza: escasos y caros. Caminar por calles muy ransitadas es un riesgo para la salud respiratoria. Y lo peor, nos quejamos de que el tiempo no da porque una parte importante se va en desplazamiento.

Ford no es la única compañía que le ha echado el ojo a los monopatines. La alemana Daimler pronto iniciará a través de MyTaxi, un servicio similar a Uber,  una prueba piloto con esta alternativa en el sur de Europa, con planes de despliegue global para 2019. El modelo seleccionado para los fines es Segway ES4 Sharing Scooter.

Las bicicletas eléctricas son otra alternativa fuerte en el tema de transporte personal sostenible y eficiente, y por ello a finales de octubre General Motors presentó dos modelos, incluyendo uno plegable, que serán lanzados al mercado el próximo año. Hasta Tesla tiene planes de moverse en esa dirección, aunque nada concreto aun.

Con estas alternativas compiten otras ideas que ya no son tan personales, entre ellas taxis voladores, con Dubai de puntero, sistemas subterráneos de transporte como los propuestos por Elon Musk junto con el Hyperloop, y hasta carros autónomos que se prevé mejorarán las condiciones de tránsito a través de su mayor precisión de maniobra. Hay también carros voladores en la colada, pero esos son demasiado caros y no del todo tan prácticos.

De estas alternativas, ¿cuál es tu favorita?