Home Opinión Twitter va a la deriva, aun con el prospecto Elon Musk

Twitter va a la deriva, aun con el prospecto Elon Musk

por Rocio Diaz
Twitter White

Twitter languidece, y muestra de ello es que, justo hoy, su CEO despidió a dos ejecutivos: Kayvon Beykpour, gerente general, y Bruce Falck, gerente general de ingresos.

La razón de estos despidos es sencilla: Twitter ha fallado en su meta de aumentar sus ingresos, algo que fue evidente en su último reporte trimestral.

Aun cuando Twitter sí logro superar la expectativa en lo que respecta a cantidad de usuarios, tal parece que el ritmo no va acorde a metas propuestas en el largo plazo, y de ahí sale en parte la decisión de hoy.

Parag Agrawal, quien tomó las riendas de Twitter en diciembre pasado tras la salida de Jack Dorsey, alega que con estos cambios quiere llevar a la compañía en otra dirección, sin embargo… existe una alta probabilidad de que Agrawal no permanezca como CEO de Twitter más allá de octubre de este año, cuando se completaría la adquisición de la compañía por parte de Elon Musk.

Una vez Musk sea el dueño, se da por un hecho que Twitter dejará de cotizar en bolsa, tal como ha prometido su comprador. En esta nueva etapa, se especula que Musk podría ser CEO interino en lo que aparece un candidato adecuado.

Aunque inicialmente hubo resistencia hacia la adquisición por parte de Musk, al punto de que se llegó a aplicar el mecanismo de la píldora envenenada, eventualmente la oferta fue aceptada, y ahora parece obvio que fue por conveniencia: el panorama actual de Twitter no es muy halagüeño, sobre todo en el contexto de un mercado de valores tenso por la situación económica mundial.

En los últimos días, las acciones de Twitter no han hecho más que bajar, y es difícil imaginar que sobrepasen los 54.20 dólares que ofreció pagar Musk por cada una de ellas cuando lanzó su oferta.

Tan mal está la situación en torno a Twitter que hay quienes especulan que Musk podría renegociar el precio de compra en base al bajón que han sufrido estas acciones. Hay incluso análisis de mercado que indican una probabilidad de que la adquisición no se llegue a materializar.

En el caso de que la compra se ejecute acorde a lo planeado, aún faltan algunos meses para que Musk tome el mando de Twitter, pero ello no impide que haya cierto escepticismo respecto a lo que traerá ese cambio.

Desde ya, grandes marcas, como es el caso de Coca Cola y Disney, están llamando a boicotear a Twitter si Musk decide revertir políticas de moderación de contenidos que limitan discursos de odio y desinformaciones políticas.

El boicot sería por el lado de la publicidad y, de ocurrir, pondría en jaque la meta trazada por Musk de quintuplicar los ingresos de Twitter para 2028. También para ese año, Musk pretende llevar la cantidad de usuarios de Twitter a 931 millones. A finales de 2021, el total de usuarios era 217 millones.

Se ha especulado que Dorsey podría volver a ser CEO de Twitter, pero éste se ha encargado de matar la ilusión a través de la propia plataforma que cofundó en 2006.

En opinión de Dorsey, Twitter no debe manejarse como una compañía, sino como un bien público. Para sorpresa de algunos, considera que la adquisición por parte de Musk es el primer paso para corregir su rumbo.

En lo que llega octubre con su potencial carga de cambios, una cosa resulta evidente: Musk no cree en delicadezas ni en sensibilidades.

Una de las cosas que ha anunciado, para infortunio de grupos woke, es que restaurará el acceso al expresidente Trump, esto aun cuando el afectado declaró a finales de abril que no volvería a Twitter si se le diera la oportunidad. Esto último hace sentido desde el punto de vista de que Trump ya tiene su propia red, Truth Social.

Ustedes, ¿qué expectativas tienen respecto a Twitter? Compartan su opinión en los comentarios.