Home Energía Uso eficiente de energía no necesariamente implica disminuir consumo

Uso eficiente de energía no necesariamente implica disminuir consumo

por Rocio Diaz
Action Blur Bulb

Para la mayoría de la gente, un uso eficiente de la energía implica automáticamente un uso puntual de la misma: lámparas que solo se encienden cuando es necesario, uso limitado de recursos como abanicos o aires acondicionados y televisores apagados cuando no están en uso. 



Estas medidas, ideales para bajar la factura mensual de electricidad, van más orientadas a conservación que a uso eficiente de energía y, en ese sentido, funcionarían mejor en una situación de suministro limitado donde un inversor o una planta sustituyen el suministro habitual por una situación de emergencia o por los famosos apagones que todavía ocurren en República Dominicana y otras partes del mundo. 

Más que simplemente reducir o dejar de usar energía salvo para lo esencial -como el funcionamiento del refrigerador, por ejemplo-, uso eficiente de la energía implica darle un uso más productivo al suministro recibido para sacarle máximo provecho. Alcanzar esta meta puede ser tan fácil como cambiar los tradicionales bombillos de tungsteno por versiones LED que, aunque más costosos, duran más y consumen menos. 

El reemplazo de viejos electrodomésticos por versiones modernas es un paso importante en la meta de hacer un uso eficiente de energía por la sencilla razón de que estos, al implementar nuevas tecnologías y estructuras, de por sí están pensados para cumplir con este objetivo. El ejemplo clásico aquí son las neveras y los aires acondicionados, equipos que muchas veces ofrecen una guía de consumo de energía comparativa bajo distintos escenarios y que además ofrecen distintas maneras de ahorrar y eficientizar su uso. 

No podemos comparar una unidad antigua con una moderna. La tecnología ofrece a los consumidores la posibilidad de ser más eficientes. Un equipo Daikin de hoy es capaz de ajustar automáticamente su potencia de enfriamiento y redirigir el flujo de aire mediante la detección de la carga de calor del área de la habitación a través de su sensor inteligente. De esta forma se minimiza el consumo de energía. Mientras, su compresor Inverter ajusta la velocidad del motor aumentándola o reduciéndola para que funcione de manera continua y con más eficiencia a largo plazo. Manteniendo un ritmo uniforme, Inverter de Daikin reduce el consumo en un 30% si se compara con los de apagado/encendido tradicionales.- Lesli Taveras, Encargada de venta para equipos unitarios de Daikin. 

Una vez hemos cambiado a bombillos LED y electrodomésticos modernos orientados a la sosteniblidad, ¿qué más podemos hacer? Una auditoría viene bien aquí, pues la misma implica la visita de un especialista que estudia el entorno, los hábitos y el lugar como tal para hacer recomendaciones en ese sentido. 

Las recomendaciones pueden ir desde el uso de tecnología solar, que ayuda a reducir la factura mensual de energía al generar electricidad renovable, hasta la implementación de soluciones IoT en el hogar, movida que forma parte de una tendencia de hogar inteligente que va en aumento. Para que se tenga una idea de este último punto,  la firma investigadora  MarketsandMarkets indica que la cuota de mercado del hogar conectado a nivel global va a crecer considerablemente  hasta alcanzar más de 150,000 millones para 2024.

Según el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente, los beneficios que se obtienen de la eficiencia energética se pueden agrupar en ambientales, ya que si se logra la eficiencia energética y el mundo opta por energías limpia se evitarían 24 gigatoneladas de carbono al 2030; económicos, pues al usar mejor la energía se reducen los costos asociados al consumo energético; y sociales, ya que al ser más eficientes y gastar menos dinero en el consumo de energía se aumenta la calidad de vida de las personas.