Home Local Vuelve cantaleta de impuestos a compras online menores a US$200

Vuelve cantaleta de impuestos a compras online menores a US$200

por Rocio Diaz

Hoy, por enésima vez, está el debate encendido en Twitter por una cuestión que viene discutiéndose desde 2010: la aplicación de impuestos a compras online menores a los 200 dólares. Con el hashtag #PorUnComercioJusto algunas figuras conocidas del medio están tratando de convencer a los dominicanos de que la aplicación de esos impuestos no sólo es necesaria, sino que salvaría empleos y ayudaría al crecimiento económico del país. Un gesto noble, pero, las cosas no son tan sencillas.

Veamos. El DR-CAFTA contempla que las compras realizadas por internet y cuyo valor no excedan los 200 dólares quedan exentas de impuestos, esto en virtud del decreto 402-05 que aprueba el Reglamento para el Despacho Expreso de Envíos y donde se establece una categoría de envíos de bajo valor, libres del pago de derechos e impuestos. El monto definido para los mismos es de 200 dólares o menos.

Esta es una facilidad que muchos dominicanos a diario aprovechan, y la razón por la que los comerciantes llevan más de 3 años gritando y exigiendo que se les aplique impuestos. En todo este tiempo el debate ha sido una especie de círculo vicioso, donde nadie ha hecho un esfuerzo real de buscar una solución adecuada y que no castigue a los consumidores.

El comercio online, y que es la razón de su auge y éxito a nivel mundial, ofrece una serie de beneficios que no se obtienen en el comercio tradicional. En internet aparecen buenos descuentos, ofertas especiales y una facilidad para comprar, comparar y devolver que en tiendas físicas muchas veces no la hay. Estas diferencias se dan a nivel general, y, en el caso dominicano, por un asunto de cultura e intereses, son aún más notorias.

La principal queja de los compradores dominicanos respecto a la oferta comercial local son los precios: generalmente muy inflados cuando se comparan a los precios de fuera. Hay gente que prefiere darse un viaje al exterior para abastecerse de algunas cosas y no coger su carro y manejar hasta el centro comercial más cercano. Igualmente muchos prefieren hacer sus compras por internet y pagar un servicio local de courier para recibir sus pedidos.

¿Por qué vende tan caro el comercio en la República Dominicana? Es fácil decir que los comerciantes son unos abusadores, y en parte es así, pero no es el único factor. La forma en que está estructurada la economía dominicana no ayuda al caso, pues los comerciantes, específicamente los que importan bienes para su venta a nivel local, se enfrentan a un esquema de impuestos que no permite mucho rejuego.

Visto así, ¿realmente es la solución aplicar impuestos a quienes hacen compras menores de 200 dólares por internet? Debe recordarse que, contrario a lo que los comerciantes locales quieren hacer creer, quienes compran por esa vía sí pagan impuestos: usualmente los precios de los artículos incluyen impuestos locales propios del país donde se hace la compra y, al llegar aquí, se pagan impuestos por el servicio de courier.

El precio no es la única queja respecto al comercio local. Los compradores se quejan por igual de mal servicio, ausencia de políticas de devolución, personal mal entrenado y falta de garantías.

Las compras por internet no son el enemigo ni representan una competencia desleal. Es falso que de seguir exentas de impuestos (por debajo de 200 dólares) vaya a aumentar el desempleo. Los compradores tienen derecho a tener varias opciones y a escoger aquella que les resulte más beneficiosa. El comercio local debería dejar su cantaleta y estudiar como sacar provecho a la tendencia de compras online y ver cómo puede influenciar un cambio en el modelo económico actual.

Si realmente queremos un comercio justo, la forma no es castigando a los compradores.