Home Ciencia Ya hay evidencia de la “partícula de Dios”

Ya hay evidencia de la “partícula de Dios”

por Rocio Diaz

Luego de una intensa búsqueda que duró décadas y que se renovó a partir de 2008 a raíz de la puesta en funcionamiento del Gran Colisionador de Hadrones (LHC) en las facilidades subterráneas de la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN), científicos a cargo de dos experimentos independientes anunciaron ayer que tienen evidencia contundente de la elusiva “partícula de Dios”, conocida oficialmente como bosón de Higgs y considerada la última pieza del rompecabezas del Modelo Estándar de la física de partículas.

El anuncio, realizado en la sede de CERN en Ginebra, Suiza, contó con la presencia del profesor Peter Higgs, el físico teórico que en 1964 sugirió la existencia del bosón de Higgs como parte de un campo que de manera permanente permea el universo y a partir del cual obtienen masa las partículas que conforman la materia. El campo en sí, conocido en física de partículas como Higgs field, está compuesto a su vez de partículas (los bosones) que son las responsables de transmitir los efectos de masa. De acuerdo a la teoría de Higgs, a mayor interacción con esos bosones mayor la masa adquirida y el peso.

El Modelo Estándar de la física de partículas es una teoría que intenta explicar la base del universo tal como lo conocemos, con énfasis en las interacciones electromagnéticas, débiles y fuertes existentes entre las partículas fundamentales que conforman la materia. De acuerdo a la teoría, hay dos tipos básicos de partículas en la naturaleza: fermiones (de espín medio entero) y bosones (de espín entero). Todas las partículas que forman parte de este Modelo Estándar, con la excepción del bosón de Higgs, ya habían sido debidamente identificadas y encontradas.

Peter Higgs

Peter Higgs a su llegada a la conferencia de CERN

 ¿Por qué tan elusivo el bosón de Higgs, al punto que se le conoce popularmente como la “partícula de Dios”? En teoría, por tratarse de una partícula muy masiva, de espín cero y que decae rápidamente, se necesitan cantidades extraordinarias de energía y de luminosidad para registrar su existencia. Por este motivo el Gran Colisionador de Hadrones (LHC), un acelerador de partículas capaz de recrear las condiciones posteriores al Big Bang, ha sido central a los hallazgos reportados ayer por CMS y ATLAS, los dos equipos que por separado condujeron experimentos con miras al hallazgo del bosón de Higgs.

En una conferencia donde cada cual presentó sus resultados se llegó a la conclusión de que en efecto una partícula con masa de 125 a 126 GeV, nunca antes vista y que se comporta tal como predice el Modelo Estándar de la física de partículas, fue encontrada con un nivel de seguridad de sigma 5, lo que equivale a 99.9999%. Para Higgs se trata de un hallazgo extraordinario, sobre todo porque jamás pensó que sería testigo de ese histórico momento. Por su parte, el astrofísico británico Stephen Hawking declaró haber perdido 100 dólares tras haber apostado que el bosón de Higgs no aparecería. También dijo que Higgs merece un premio Nobel por su trabajo.

Las implicaciones del hallazgo del bosón de Higgs son amplias y con incidencia en los más diversos campos, desde la medicina hasta la tecnología. Los científicos de CERN y los físicos que han seguido de cerca la historia coinciden en señalar que ahora es que falta trabajo por la cantidad de posibilidades que se abren a raíz de este descubrimiento.