Home Curiosidades Food Ink, experiencia culinaria futurista en 3D

Food Ink, experiencia culinaria futurista en 3D

por Rocio Diaz

¿Sabías que la impresión 3D también puede aplicarse a la comida? Si bien se trata de una idea peculiar, más bien pensada para escenarios futuristas donde los alimentos reales podrían escasear, actualmente se ve como una novedad que fusiona arte y tecnología en un solo paquete. Food Ink demuestra el punto con una exhibición itinerante que inicia este mes en Londres.

Con la finalidad de ofrecer una experiencia gastronómica única en su clase, Food Ink no solo ofrece un menú enteramente creado con impresión 3D, sino que las sillas, mesas y utensilios también son creados con estas técnicas.

La magia, que incluye realidad aumentada para un efecto aún más inmersivo, arranca el lunes 25 de julio en Shoreditch, Londres, donde operará hasta el miércoles 27. De ahí Food Ink, que sigue un concepto pop-up, tiene previsto ofrecer su experiencia futurista en al menos 20 ciudades más, entre ellas Berlin, Seúl, Nueva York y Sao Paulo.

El menú con el que Food Ink inaugurará mundialmente su proyecto consta de 9 platillos, incluyendo, por supuesto, postre. La experiencia vale 250 libras esterlinas por cabeza, equivalente a alrededor de 328 dólares.

Detalles acerca del contenido del menú inaugural son escasos, aunque se puede inferir que la carne no será una materia prima por el hecho de que la impresión 3D en comidas implica usar ingredientes en forma de pasta como base. Ejemplos de comidas hechas de esta manera incluyen pizza y postres a base de chocolate. Es una idea que ha sido explorada por compañías como Natural Machines y Sereneti Kitchen.

El tema de la impresión 3D en comidas fue tratado de manera extensiva en abril pasado durante una conferencia realizada en Venlo, Holanda, donde la startup ByFlow demostró sus técnicas en un restaurante improvisado que dio pie al concepto de Food Ink.

Si no te parece que Food Ink ofrezca una experiencia lo suficientemente futurista para tus gustos, chequea Project Nourished, donde con ayuda de realidad virtual y sensores se crean sensaciones y sabores totalmente fantásticos.