Home Smartphones Moxi propone que uses tu smartphone en la muñeca

Moxi propone que uses tu smartphone en la muñeca

por Rocio Diaz

Una startup china llamada Moxi ha desarrollado un smartphone tan flexible que puede usarse en la muñeca como si fuera un brazalete, lo que significa que hablamos de un dispositivo súper flexible a nivel de pantallas y componentes.

Siendo el caso que compañías como Samsung, Panasonic y LG llevan años en investigación y desarrollo de pantallas ultra delgadas y flexibles sin haber nunca sacado una para fines de comercialización cabe preguntarse qué hizo Moxi para adelantarse a nombres tan reconocidos. La respuesta hasta ahora parece ser grafeno, un material 200 veces más resistente que el acero pero a la vez flexible y súpero delgado.

Aislado por primera vez en 2004 por dos investigadores de la Universidad de Manchester, profesores Andre Geim y Kostya Novoselov, el grafeno es un cristal 2D -el primero en su clase- completamente transparente e impermeable a gases que posee extraordinarias propiedades conductivas. Este supermaterial se considera el más delgado en existencia.

Los potenciales usos del grafeno son amplios, desde purificación de agua hasta implementación en electrónicos, siendo el teléfono flexible de Moxi el primer ejemplo conocido en esta última categoría.

Si un smartphone de repente puede usarse en la muñeca, como propone Moxi, ¿quiere decir que los relojes inteligentes llegaron a su fin sin siquiera haber arrancado del todo? No necesariamente. Este dispositivo, que empezará a venderse en China a final del año en cantidades limitadas (100,000 unidades), inicialmente tendrá una pantalla a blanco y negro que funciona con tinta electrónica, pese a que hay prototipos a color, cuya comercialización está prevista para 2018.

Aún cuando el dispositivo de Moxi llama la atención por su flexibilidad, la pantalla a blanco y negro desmotiva, sobre todo cuando se han visto prototipos funcionales flexibles a color como el ReFlex de Queen’s Univeristy. Asimismo, Samsung se mantiene activo en el tema, habiendo presentado en Display Week 2016 un prototipo de pantalla OLED flexible de 5.7 pulgadas y grosor de apenas 0.3 milímetros que podría ser implementada en equipos en 2017. Por su parte, Apple sometió una patente el año pasado para un iPhone flexible.

¿Queremos realmente un teléfono tan flexible que se puede usar en la muñeca? ¿No sería más factible uno que se pueda doblar como un papel mejor? En lo que se responden estas preguntas, un dato importante: el primer teléfono flexible de Moxi se venderá en aproximadamente 760 dólares, un precio nada barato.