Home Review Review: Passfort, una buena idea que podría estar mejor ejecutada

Review: Passfort, una buena idea que podría estar mejor ejecutada

por Rocio Diaz

Hace alrededor de dos años tres jóvenes emprendedores dominicanos presentaron una solución vía crowdfunding para manejo de contraseñas. Hablo, por supuesto, de Passfort, un dispositivo compacto que puede usarse como llavero y que sincroniza vía bluetooth con el smartphone, la tableta y la PC.

El manejo de las contraseñas, sobre todo cuando nos llevamos de consejo en lo que respecta a su composición y uso adecuado, puede ser bastante engorroso, de ahí que una solución como Passfort resulta más que bienvenida. De hecho, la campaña de este producto llegó a recaudar 107,511 dólares, que al cambio actual son alrededor de 5 millones de pesos, con la participación de 1,458 contribuyentes.



A nivel de campaña de crowdfunding, Passfort fue un éxito. ¿Qué tal ha sido su desempeño, entonces? Cada caso y experiencia de uso es distinta. Conozco gente que lo ha utilizado satisfactoriamente, sin problema alguno, mientras que otros me han reportado desperfectos que fueron atendidos oportunamente por Xolutronic, la compañía conformada para los fines.

En base a mi experiencia particular, procedo a mencionar algunos puntos que Xolutronic debe mejorar para aumentar la satisfacción de un producto que a la clara es uan buena idea, aparte de necesario en este mar de contraseñas en que nos movemos día a día:

  1. La comunicación es vital. El primer inconveniente con Passfort tuvo que ver con la entrega. Pese a que en más de una ocasión ratifiqué mi dirección, tuve que ir a buscar mi unidad directamente a la oficina de Xolutronic en Santo Domingo. Al indagar vía telefónica, me explicaron que por un tema de logística las entregas a nivel local no serían posibles. Esto se entiende, pero debieron de avisar al cliente la necesidad de presentarse a sus oficinas para fines de entrega, sea por correo -mecanismo usado para informar del progreso del equipo- o por teléfono (incluido en el formulario de contacto).
  2. Passfort no viene con su propio cable. El conector del dispositivo es micro USB, un estándar bastante común y presente en la mayoría de smartphones Android. Basta con tomar el cable conector de uno de estos teléfonos para cargar y hacer la conexión entre Passfort y la PC, un paso necesario para sincronizar el dispositivo, bajar el software y hacer la personalización y configuración necesarias. Si tienes un Android a la mano, no hay problema. Si lo tuyo es iPhone en cambio, te quedan dos caminos: o compras un cable USB a micro USB o lo pides prestado. Eso sí, asegúrate que sea un cable para transferencia de datos. Uno de carga solo te servirá para recargarlo.
  3. Opciones al configurar. Sincronicé mi Passfort con mi iPhone para no tener que llenar manualmente los campos de login de las distintas cuentas que uso. Esta, después de todo es la idea de usar Passfort, según se vio en el video promocional del proyecto hace dos años. En teoría, basta con presionar el ícono de la cuenta para hacer la transferencia de datos al smartphone, pero en la práctica, al menos en mi caso, las contraseñas sufren un cambio en su composición al pasar de un lugar otro. El cambio específicamente se da en caracteres especiales. El problema, al parecer, tiene que ver con un tema de incompatibilidad de teclados (configuré en una PC Windows y tengo un iPhone). Quizás una forma de evitar situaciones sea pedir al usuario definir desde un principio en la configuración cuál sistema operativo utiliza. Después de todo, la configuración del teclado de la PC puede ser distinto al del smartphone y otros equipos.

Si algo bueno tiene Xolutronic es que su equipo humano es sumamente servicial y receptivo a críticas y sugerencias. Tomar en cuenta estos tres puntos ayudaría a mejorar la experiencia de uso del usuario final, además de servir de aprendizaje.

La idea de Passfort es genial, tan solo necesita algunas mejoras para ser un referente. En adición a los puntos señalados, algunos usuarios me han sugerido reforzar la construcción del equipo o, en su defecto, ofrecer alguna solución (un mini cover, por ejemplo) para su protección. Por último, ¿habrán pensado en crear una aplicación móvil? Es posible que por un tema de seguridad no sea lo idóneo, pero ciertamente es una idea a explorar.