Home Opinión #Trashtag, un challenge que más que viral debería ser permanente