Home Smartphones Primeras impresiones Razr siguen poniendo en duda factibilidad de plegables

Primeras impresiones Razr siguen poniendo en duda factibilidad de plegables

por Rocio Diaz
Razr

En noviembre pasado Motorola sorprendió y emocionó a partes iguales al presentar la renovada versión del icónico Razr con el que hizo historia 15 años atrás. 



Finalizando la década (o empezando, según como se mire), la tendencia -según han tratado de imponer Samsung en primer lugar y luego Huawei- es hacia la incorporación de pantallas flexibles o plegables, por tanto, esta es la principal característica del nuevo Razr.

Si algo hace especial al Moto Razr de la actualidad es precisamente su diseño, no tanto por un tema de nostalgia, sino por el hecho de que los ingenieros que lo trabajaron lograron mantener la esencia del equipo original pero, a la vez, lograron incorporar una pantalla que a simple vista se despliega sin problema hasta quedar efectivamente plana, con poca o ninguna protuberancia hasta donde se sepa. Lo mejor, sin duda, es que se trata de un equipo compacto que difiere grandemente de otras propuestas que justamente destacan por su tamaño exagerado. 

Bien. Todo eso se habló en noviembre. Moto Razr estaba supuesto a salir al mercado el 26 de diciembre pasado, pero, por un tema de alta demanda, su disponibilidad fue pospuesta. Ahora, en febrero 2020, el teléfono finalmente salió al mercado, y… lamentablemente las primeras impresiones no son las mejores. 

Desde antes de su salida al mercado se advirtió que este Moto Razr, pese a costar 1,500 dólares, era a lo sumo un equipo de gama media cuando se analizaba desde un punto de vista de sus componentes. La cámara (una trasera de 16MP y una frontal de 5MP) y la batería (2,510 mAh, aunque pruebas indican que la capacidad es aún menor) parecen ser por el momento las dos grandes decepciones de un aparato que resulta llamativo en lo que respecta a diseño. 

Quizás lo peor de las primeras impresiones del Moto Razr es que parecen confirmar que, definitivamente, las pantallas plegables no son la mejor idea. Con Galaxy Fold, luego de un primer incidente que retrasó igualmente su  salida definitiva al mercado, se hizo evidente que el diseño, por más que se quiera, no estará libre de imperfecciones o protuberancias visibles justo en el lugar donde la pantalla abre y cierra. Se pensó que la propuesta de Motorola superaría este desperfecto, pero tal parece que no es así. 

Motorola ha indicado que los dobleces o pliegues en el medio del aparato son de esperarse en una unidad como el nuevo Razr, donde el diseño flip revela una sola pantalla al abrirse la tapa. Samsung ha advertido lo mismo con el Galazy Z Flip que estará presentando mañana y que debutó en la noche del 10 de febrero en un anuncio que la compañía pasó durante la transmisión de los premios Oscar.

Cualquier cosa que se doble muchas veces eventualmente desarrolla arrugas o pliegues en el medio, que es donde toma lugar la acción. También es normal que con el paso del tiempo se rompa, pierda fuerza o simplemente deje de funcionar. En el caso del Moto Razr preocupa un poco una prueba realizada por CNET en la que el equipo dejó de cerrar apropiadamente a los 27,000 flips aproximadamente, lo que equivale a 9 o 12 meses de uso continuo. Motorola ha refutado estos resultados y asegura que la acción  puede ejecutarse por años, pero, aún así, es motivo de preocupación para algunos. De su parte, CNET admite que la prueba no fue perfecta

Quizás mejor que pantallas plegables sea la idea de pantallas duales como han propuesto Microsoft con modelos Surface que saldrán más adelante este año el LG G8 X que fue demostrado en ClaroTec.